NO MÁS CORTINAS DE HUMO EN MICHOACÁN: SENADORES BLANCA PIÑA Y CASIMIRO MÉNDE

Ciudad de México., 6 de diciembre de 2018.-Amenazar con una huelga de hambre sólo expone el grado de desesperación del gobernador Silvano Aureoles, no para resolver la problemática del sector educativo michoacano, sino para crear una cortina de humo que sirva de distractor ante las serias dificultades que vive la entidad, aseveró la senadora de la República, Blanca Piña Gudiño.

La reciente posición del mandatario obliga a cuestionar los motivos reales de su actuar, debido a que los trabajadores de la educación, del sector salud y de seguridad, entre otros, son testigos de la improvisación que Silvano Aureoles ha realizado con más de 48 cambios en su gabinete legal y ampliado.

La senadora Blanca Piña consideró que para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador la posición de regresar los servicios de salud y educación puede ser realidad, sin embargo, es un proceso que conlleva tiempo y no puede realizarse de forma inmediata por capricho de un gobernador.

Como se dijo en rueda de prensa por la mañana, la Ciudad de México no ha tenido tantos problemas como los que presentan otras entidades donde administran presupuesto educativo. El federalizar los servicios educativos significa dejar de transferir recursos al resto de los estados, para evitar, entre otros aspectos, “que el dinero se use para otras cosas”.

El senador Casimiro Méndez recordó que en Michoacán los trabajadores del gobierno estatal han elevado la voz y demandan públicamente el acoso y el hostigamiento laboral que viven -no hoy-, sino desde hace tres años.

Las imposiciones, los actos que se presumen dudosos en el manejo

de las finanzas públicas estatales, su ofensivo gasto personal y de su equipo de trabajo, lo han puesto bajo el escrutinio en el escenario nacional; es entonces que este débil intento de cambiar o distraer la atención pública es menos que lamentable.

Aureoles Conejo, enfatizó la senadora, ha dado a conocer su incapacidad para gestionar o siquiera iniciar un diálogo con el presidente, Andrés Manuel López Obrador. Un gobierno no es un asunto menor y tanto la ciudadanía como los representantes populares estamos obligados a revisar a fondo la gestión de tres años que lleva el gobernador michoacano.

Por último, la senadora Blanca Piña y el senador Casimiro Méndez consideraron que, si bien es cierto que hay dudas, esperan que el mandatario recapacite y no deje en estado de indefensión a los michoacanos, porque en caso de ir a huelga de hambre no estará en capacidad de realizar sus funciones en plenitud de facultades, como debe ser.